FANDOM


Portal del Abismo

Portal que lleva hacia el Abismo

"Joven no muerto, la Oscuridad te espera."
Viajero Grandahl

El Abismo Oscuro de antaño es una localización de Dark Souls II. Sólo es accesible mediante el juramento Peregrinos de la Oscuridad.

Descripción

El Abismo Oscuro de antaño es accesible a través de un portal mágico ubicado en cualquiera de los tres lugares donde se puede encontrar Viajero Grandahl y para que él abra el portal hay que darle una Efigie humana.

Cada localización a la que el jugador puede tener acceso en el Abismo Oscuro de antaño ofrece un área diferente. Cada área desafía al jugador con la iluminación de una especie de pira haciendo uso de una Antorcha, eliminar a todos los fantasmas negros para que la puerta de niebla que cubre la salida desaparezca y finalmente saltar a través de un pozo oscuro neblinoso que teletransportará al jugador de nuevo hacia Viajero Grandahl o, si las tres áreas han sido despejadas con éxito y sus piras encendidas, hacia el Morador de la Oscuridad.

Los faros/piras que deben ser encendidos son una especie de cuencos negros grandes con una pequeña pieza de metal con la que se puede interactuar; se deben encender usando una Antorcha la cual se enciende con una Mariposa de llamas; el jugador puede ver cuando se está cerca de uno de los cuencos a través de las columnas negras circundantes en las paredes. El cuenco no se puede encender con Piromancia, por lo que puede ser una buena idea abastecerse de Mariposas de llamas comprándoselas a Armero Ornifex.

Cuando el jugador entra por primera vez en el pacto Peregrinos de la Oscuridad, el portal estará abierto, pero los intentos subsiguientes en el Abismo Oscuro de antaño requieren que el jugador entregue a Viajero Grandahl una Efigie humana para reabrir el portal. Teniendo en cuenta las muchas caídas mortales en el abismo y los enemigos que poseen altos PS, esto puede ser un procedimiento potencialmente costoso si uno muere mucho. Si el jugador muere dentro del abismo oscuro, volverá a la última hoguera en la que descansó.

Después de completar los tres desafíos, la última de las áreas despejadas llevará al jugador a hacer frente a un jefe: el Morador de la Oscuridad. Matarlo le otorgará al jugador la victoria y el rango final en el pacto.

Localizaciones

Bosques sombríos

Hay cuatro enemigos en este abismo. Hay que seguir el camino y luego seguir la pared de la izquierda hacia abajo en la siguiente habitación donde habrá tres enemigos: una sombra y dos fantasmas negros. Se los debe atraer uno a la vez con magia o flechas. La sombra es el más débil de los tres, además hay un pozo ubicado directamente por delante de la entrada. Se puede intentar posicionar la espalda de uno de los enemigos hacia el pozo y atacarlo para que se tambalee hacia atrás y caiga hacia su muerte. Cuando la habitación esté despejada, se debe encender el cuenco. Al final de la habitación (cuidado con los pozos) habrá un interruptor que traerá un ascensor que conduce hacia el último fantasma negro, en un área muy abierta con terreno completamente sólido. Una vez que el fantasma ha sido derrotado, el pozo de salida en la derecha se abrirá.

Desfiladero negro

Hay seis enemigos en este abismo. Al final del camino corto, tres enemigos bloquearán el camino del jugador, y es importante no atraerlos todos a la vez. Se puede utilizar flechas o bordear lentamente a lo largo de la derecha hasta que el fantasma acorazado con dos armas vaya tras el jugador; a veces la sombra se unirá al combate. Idealmente, el piromántico en la parte inferior no se dará cuenta de la presencia del jugador. Cuando ambos han sido derrotados, hay que eliminar al piromántico también.

Más adelante, cuando el camino se bifurca a izquierda y derecha, ir hacia la izquierda para encender el cuenco. Se debe tener cuidado al caminar hacia el cuenco ya que el camino está a la derecha y un pozo grande se encuentra a la izquierda. Regresar a donde el camino se bifurcaba e ir a la derecha esta vez, llevando a la salida, que estará custodiada por los mismos tres enemigos. Una vez más, hay que intentar atraer al fantasma acorazado primero, luego tratar con la sombra también si va tras el jugador, y por último eliminar al piromántico. Después de que todos los enemigos sean derrotados, la niebla que cubre el pozo de salida se disipará para poder salir del abismo.

Castillo de Drangleic

Cuando el jugador llega, se debe tener cuidado, ya que puede caer y morir instantáneamente si no mira donde pisa; el camino se retuerce en forma de "S", así que hay que seguir la ruta y pasar a través de la puerta. Iluminar la zona con una Antorcha puede ser de mucha ayuda. El camino se abrirá en un área más amplia con formas divididas. A la izquierda estará el primer fantasma negro el cual se asemeja a Havel la Roca: un caballero fuertemente blindado equipado con un Diente de dragón. Havel es el oponente más mortífero en esta área; sus ataques drenan una gran cantidad de aguante y puede enviar al jugador fuertemente hacia atrás, incluso fuera del borde. La magia poderosa funciona bien contra él, y si uno es experto o atrevido, puede luchar contra él cerca del borde y atacarlo hasta que se caiga, matándolo instantáneamente. Al igual que en el primer juego, también puede ser apuñalado por la espalda, lo cual ayuda inmensamente.

Una vez derrotado el primer enemigo, se puede encontrar una sombra a la izquierda, un caballero parecido al Príncipe Ricard en un túnel recto, y una mujer fantasma que inflige hemorragia a la derecha. Esta última se combate en una zona con un pozo en el centro, y es bastante fácil situarla de espaldas hacia el mismo y atacarla hasta que caiga.

El cuenco está en el camino de la izquierda, y el pozo de salida está a la derecha, justo después del fantasma femenino.

Notas

Curiosidades