Fandom

Wiki Dark Souls

Gwyn, Señor de la ceniza

862páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios2 Compartir
Gwyn, Señor de la ceniza
Gwyn Señor de la ceniza.jpg
Localización Horno de la Llama original
Suelta Alma Gwyn, Señor ceniza
Salud
NJ 4,250 NJ+ 6,745
Almas
NJ 70,000 NJ+ 140,000

Gwyn, Señor de la ceniza es el jefe final de Dark Souls.

Localización

Gwyn se localiza en el Horno de la Llama original como jefe final del juego.

Lore

Dark Souls

La Edad de Fuego

En los albores de la Edad de Fuego, Gwyn descubrió una de las Almas de Señor junto al Furtivo Pigmeo, Nito el Rey del Cementerio y la Bruja de Izalith. Su alma incorporó los conceptos de luz y energía, permitiéndole manipular ambos y generar poderes de relámpago. Los Señores se aliaron con Seath el Descamado y reunieron un ejército, y con su poder desafiaron a los Dragones Eternos en la batalla por el dominio del Mundo. Los poderosos rayos del Señor de la Luz despellejaron las escamas pétreas de los Dragones y finalmente fueron derrotados.

Y así comenzó la Edad de Fuego, y Gwyn se convirtió en Señor de la Luz Solar y rey de Lordran. Vivió con su clan, que se convirtió en una nueva y variada raza conocida como dioses, en su ciudad de Anor Londo. Con frecuencia cazaban a los descendientes de los dragones, para lo cual se desarrollaron muchos de sus poderes. Esto no incluyó a Seath, porque recibió reconocimiento por sus hechos, y se hizo parte de la nobleza.

Cuando la Primera Llama empezó a desaparecer, Gwyn y los otros Señores hicieron todo lo que pudieron para alcanzar una solución. La Bruja de Izalith intentó recrear la Primera Llama a partir de su Alma de Señor, pero el intento salió terriblemente mal, mutando a la Bruja en el terrible Lecho del Caos, el cual vomitó demonios deformes. Los fieles Caballeros Plateados de Gwyn lucharon contra estos demonios, pero las llamas demoníacas carbonizaron sus armaduras, dejándolas negras, convirtiéndose así en Caballeros Negros.

Al no tener otra opción, Gwyn dejó Anor Londo para viajar hacia el Horno de la Primera Llama con el objetivo de enlazar la Primera Llama y prolongar la Edad de Fuego. Antes de partir, dividió su Alma de Señor entre su clan y concedió fragmentos a los Cuatro reyes de Nuevo Londo así como a Seath el Descamado.

Durante el enlace de la llama, Gwyn se sacrificó y su poderosa alma proporcionó combustible para la llama, prolongando la Edad de Fuego. Gran parte de los Caballeros Negros que siguieron a Gwyn hacia el horno fueron reducidos a cenizas por el fuego recién avivado, errando por Lordran como espíritus por toda la eternidad. Su alma fue capaz de mantener el fuego ardiendo durante años, pero Gwyn se volvió Hueco finalmente.

Se supone que al menos mil años han pasado cuando comienzan los eventos de Dark Souls. Gwynevere, Princesa de la Luz Solar, Frampt el Buscarreyes y Kaathe el Asediador le entregan al No muerto elegido diferentes puntos de vista en cuanto a Gwyn. Gwynevere afirma que el deber del No muerto elegido es suceder a Gwyn, afirmando que su éxito "evitaría más sacrificios de no muertos" y que sin la Llama "todo será una oscuridad frígida y espantosa", perspectiva que Frampt comparte. Debido a que Gwynevere es en realidad una ilusión, si está o no siendo del todo sincera queda sin resolver.

Por otro lado, Kaathe afirma que la Edad Oscura - la aparente "Edad de los Hombres" - seguiría naturalmente a la Edad de Fuego, pero Gwyn, con un extremo temor hacia la Oscuridad y los humanos, se resistió al curso de la naturaleza al sacrificarse para enlazar la Llama. A diferencia de Frampt, Kaathe cree que el destino del No muerto elegido es el de destruir al Señor Gwyn, convertirse en el Cuarto Señor e inaugurar la Edad Oscura.

Ejército

Al principio, el ejército de Gwyn estaba compuesto únicamente por Caballeros Plateados. Una vez que los demonios nacieron, sin embargo, muchos de los caballeros lucharon contra ellos, quedando sus armaduras negras lo que dio lugar a que sean renombrados como Caballeros Negros. Muchos de ellos acompañaron a Gwyn al Horno de la Primera Llama, donde fueron quemados hasta volverse cenizas y se convirtieron en espíritus que vagan por Lordran. Los Caballeros Plateados restantes se quedaron protegiendo Anor Londo.

Él formó los Cuatro Caballeros de Gwyn: Ornstein el Asesino de dragones, el capitán del grupo, Gough, el Ojo de Halcón, comandante de los Asesinos de dragones, Ciaran, Espada del Señor, la asesina, y el legendario caballero Artorias el Caminante del Abismo.

El amigo de Gwyn, Havel la Roca, era un general por encima de sus guerreros, los cuales se presumen eran parte del ejército de Gwyn.

Familia

Gwyn era el sobrino de Lloyd, el Padre de todos, y fue el padre de Gwyndolin el Sol Oscuro, el cual fue criado como niña debido a su afinidad hacia la luna, y de Gwynevere, Princesa de la Luz Solar. También tuvo otro hijo de nombre desconocido, que era un dios de la guerra y heredó la luz del sol a través de su condición de primogénito. Sin embargo, se puso del lado de los Dragones, razón por la cual fue rápidamente despojado de su condición deífica, y todas las referencias a su persona fueron eliminadas de la historia. También tenía una hija que fue desterrada a dormir eternamente en la Ciudad Anillada, protegida por los descendientes de los Pigmeos.

Dark Souls II

Aunque no se declara explícitamente, se supone que los acontecimientos de Dark Souls II tienen lugar siglos o milenios después, tiempo más que suficiente para que varios reinos se eleven y caigan en el tiempo. También se muestra que, independientemente de la decisión del No muerto elegido para vincular el Fuego o no después de la muerte de Gwyn, el ciclo de los no muertos todavía existe. En este punto, Gwyn ha sido olvidado por mucho tiempo –sólo recordado como el Dios del Sol- y sus únicos legados son cuatro de sus milagros sobrevivientes: Lanza relámpago, Gran lanza relámpago, Lanza de luz solar y Rayo cegador. Se dice que la Lanza de luz solar es "uno de los antiguos milagros originales, que se dice que han existido desde la infancia del mismo mundo", pero su relación con Gwyn no se menciona, reforzándolo más allá del recuerdo pasado. Además, se dice que el milagro Rayo cegador fue creado y luego prohibido por él.

El Alma del Viejo Rey es soltada por el Viejo Rey de Hierro al ser derrotado en intensidad de hoguera 2. El alma es descrita como un "alma antaño gloriosa" la cual puede ser usada para crear el milagro Rayo cegador o el Arco grande del Matadragones, creando así algún tipo de conexión entre el Viejo Rey de Hierro y Gwyn. El Alma del Viejo Rey comparte algunos rasgos, como la apariencia y descripción, con el Alma de Viejo Dragón pálido, lo que implica que el Viejo Rey de Hierro puede haber poseído un fragmento de Alma de Señor en lugar de la propia alma de Gwyn. El fragmento sería, en este caso, probablemente el que Gwyn dio a los Cuatro reyes de Nuevo Londo que, como el Viejo Rey de Hierro, persiguieron el poder para su propio beneficio.

Dark Souls III

Gwyn es reencarnado, junto con todos los Señores de la Ceniza que le siguieron, en el Alma de Cenizas. Esta última defensa contra el Ser de la ceniza es una amalgama de todos los Señores de la Ceniza que alguna vez enlazaron la Primera Llama. Usando el estilo de lucha de Gwyn después de que sus ataques primarios resultan infructuosos, el Alma de Cenizas es el jefe final de Dark Souls III.

Invocaciones

Es posible invocar a Solaire de Astora si sobrevivió en Izalith perdida. Su señal se puede encontrar en la parte superior de la escalera hacia Gwyn.

Dado que el Horno de la Llama original es una zona PvP, también puede ser bastante fácil encontrar señales de invocación de otros jugadores.

Estrategia

La salud y la gestión de aguante son una necesidad en esta pelea, ya que Gwyn raramente dejará que el jugador pueda curarse. Es muy recomendable utilizar un arma rápida, preferiblemente una que drene poco aguante. Las armas pesadas no se recomiendan en esta pelea. Puede ser difícil para el jugador encontrar una abertura adecuada para defenderse o para curarse, ya que Gwyn buscará incesantemente al jugador. Sus ataques infligen una gran cantidad de daño si conectan. Al bloquear, sus ataques seguirán haciendo una cantidad de daño considerable al jugador debido al daño por fuego que provoca la gran espada de Gwyn. Una buena manera de reducir el daño a un ligero margen es mediante el uso de escudos con alta defensa contra el fuego, tales como el Gran escudo hierro negro o el Escudo Caballero Negro; sin embargo, hay que seguir prestando atención a las cadenas de ataque completas, ya que costarán una gran pérdida de aguante y eventualmente perder salud y morir. El Conjunto de remates dorados puede negar aún más el daño por fuego a costa de menos defensa física contra sus ataques.

Los pilares en la arena se pueden utilizar para bloquear sus ataques, sin embargo, Gwyn se moverá fácilmente alrededor de ellos y seguirá atacando. Es posible que se mantenga atacando un pilar que bloquea su camino, dando al jugador una oportunidad para curarse, sin embargo, también puede simplemente ignorar el pilar y seguir atacando.

Puede ser peligroso intentar parar un ataque de Gwyn ya que puede resultar en recibir grandes cantidades de daño o la muerte. Una buena estrategia para parar uno de sus ataques, es bloquear el primer ataque de Gwyn, y parar cuando hace una abertura para el posterior ataque.

Invocar a Solaire u otros jugadores puede hacer más fácil la pelea, dando la oportunidad de curarse o aplicar aumentos. En cuanto a Solaire, podrá asestar numerosos ataques antes de morir. Al utilizar la Alabarda Caballero Negro o un arma tipo lanza se lo puede golpear a Gwyn a través de los pilares y recibir poco daño de sus ataques.

Estrategia cuerpo a cuerpo: Ya que Gwyn no provee una gran cantidad de aberturas, especialmente al empuñar un arma como la Zweihander, es posible, mediante el uso de un escudo con suficiente equilibrio y teniendo suficiente resistencia al fuego, usar una estrategia "circular".

Manteniéndose muy cerca de Gwyn y con el escudo en alto, el jugador es capaz de recibir muy poco daño de la espada de fuego, al atacar continuamente la parte izquierda del jugador. Cuando Gwyn intente agarrar o patear al jugador, la lenta animación debería permitir al jugador alcanzar la espalda de Gwyn, y evadir el ataque. En este punto, hay una pequeña oportunidad para conseguir atacarlo. Con un arma lo suficientemente fuerte como para romper el equilibrio de Gwyn, el jugador tiene un segundo completo para terminar la animación de ataque y volver a ponerse escudo en alto.

El uso de esta estrategia requiere que el jugador mantenga una atenta mirada sobre su barra de aguante.

  • Regularmente, el jugador deberá curarse a sí mismo, a menos que el daño por fuego sea negado completamente.
  • Usando la estrategia del pilar descrita anteriormente es bastante eficiente.
  • Es una buena idea mantener una buena cantidad de salud para que los agarres no puedan matar de un solo golpe. Por lo tanto, se recomienda tener 20 Frascos de Estus.

Notas

  • A diferencia de cualquier otro jefe en Dark Souls, Gwyn puede ser parado.
  • Derrotando a Gwyn y pasando a NJ+ causará que el No muerto elegido aparezca en su apariencia de Hueco, incluso si antes de la pelea se había revertido ese estado.

Drops

Objeto Alma de Gwyn.png
Alma Gwyn, Señor ceniza
Probabilidad Garantizado

*La armadura de Gwyn, el Conjunto del Gran Señor puede ser comprado a Domhnall de Zena en la siguiente partida.

Galería

Música

Dark Souls (OST) - Gwyn, Señor de la Ceniza03:38

Dark Souls (OST) - Gwyn, Señor de la Ceniza

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar