FANDOM


Los Pus del hombre son enemigos en Dark Souls III.

Descripción

Los Pus del hombre son Huecos que han sido corrompidos por el Abismo. Al detectar al jugador, son consumidos por una masa negra que toma la forma de abominaciones horripilantes. Durante la transformación obtienen una enorme garra y desde su espalda crece una cabeza serpentina de ojos rojos. Los Pus del hombre del Jardín del Rey Consumido ya están transformados para cuando el jugador los encuentra.

Localizaciones

Estrategia

Los Pus del hombre son muy vulnerables al daño de fuego, lo que los hará retorcerse en agonía durante unos momentos, dándole al jugador tiempo para atacar o escapar. El combate cuerpo a cuerpo es arriesgado, pero tienen dificultad para girar, por lo que atacarlos desde atrás es una buena manera de infligirles daño, aunque intentarán re-posicionarse si se les da la oportunidad. Sus ataques destructivos a menudo dañan y matan directamente a los enemigos circundantes, lo cual puede ser efectivo si el jugador está rodeado.

A menos que el jugador desee farmear a estos enemigos por sus objetos (suelen soltar Ascuas y Trozos de titanita), se recomienda matar a los Huecos infectados antes de que puedan transformarse. El enemigo convulsionará y comenzará a emitir esporas oscuras antes de que mute, dando al jugador tiempo para derrotar o al menos dañar a la criatura antes de que pueda completar la transformación.

Notas

Drops

Galería